23 junio 2013

¿Tus zapatos te hacen daño?



A quién no le ha pasado comprarte unos zapatos y al ponértelos durante un día, darte cuenta de que no puedes soportarlos!!


Personalmente suelo tener problemas con los números porque  tengo un pie bastante canijo y además no tengo ni el 35 ni el 36, estoy entre ambos. Por lo que a veces me compro zapatos en la zona de niños, ya que los de  “adultos” me quedan grandes. Pero con todo y con esto, he tenido que regalar unos cuantos pares. 


Se acabó dar tus zapatos. Os dejo unas cuantas soluciones para distintos problemas:


Si el zapato te queda demasiado pequeño:


Si es un zapato cerrado, la solución es agrandarlo, pero cómo? Por un lado me he puesto calcetines muy gruesos, como los de deporte y luego ponte el zapato. Otro truco está en coger el secador, con una temperatura muy alta y darle calor al zapato durante 5 minutos. Con una sola vez es suficiente, no tienes que repetirlo cada vez que te los pongas.

Si es una sandalia, coge una bolsa sellable, llénala de agua y ciérrala sin que se escape el agua. Métala en la sandalia y directo al congelador. Conseguirás que el hielo expanda tu calzado.


    Si el zapato te queda demasiado grande:
 
Yo descubrí las plantillas y desde entonces han sido mis mejores aliadas. Puedes encontrarlas en la farmacia, o en Primark por ejemplo. 


Las hay de silicona, que se pegan al zapato, pero son de quita y pon, lavables y además te alivian la planta del pie si llevas un tacón alto (lo digo porque aunque no las necesites, vienen bien las noches de Juergas nocturnas ;)
    
    Si el zapato se desliza:   

Si el zapato derrapa, coge unas tijeras y rasga la suela unas cuantas veces en forma de X.
    
    Si el zapato te aprieta de algún lado en concreto:
 
Hay veces que los zapatos nos quedan bien, pero hay una zona donde nos aprieta en exceso. Mételo en la nevera durante un día y después déjalo secar al aire otro día.


    Si te hace rozadura en el talón:
 
Un día un zapato me hizo una ampolla, que me limitaba camitar, estaba fuera de casa y no podía cambiarme de zapatos. Descubrí en la farmacia las Compeed para las ampollas. Oye, mano de santo. Es como una especie de tirita pero mil veces mejor. Te lo pones y no se te despega en una semana. Además lleva un producto que te va curando la heridita. 


Si te hace daño en el tobillo:


Puede que el zapato te corte un poco el tobillo. Normalmente utilizamos tiritas, pero en seguida se nos caen. Prueba a ponerte vaselina en el área del zapato donde te hace daño, verás cómo al resbalar, deja de apretarte.


Publicar un comentario
Blogging tips